jueves, 13 de diciembre de 2007

El desmoronamiento de los Falcons

Desde que se destapó el caso Vick, por el cual se acusaba al quarterback de los Atlanta Falcons de organizar peleas de perros, la situación no ha dejado de empeorar para el equipo de Georgia.


Ayer conocimos la noticia de que el actual head coach del equipo, Bobby Petrino ha presentado su dimisión al dueño del equipo, tras la dolorosa derrota de los Falcons ante los New Orleans Saints en el Monday Night Football por 14 a 34. Al mismo tiempo, supimos que Michael Vick era condenado a 23 meses de prisión.

A tres jornadas para el final de la temporada regular y con un pésimo balance de 3 victorias y 10 derrotas, los de Atlanta ya no tienen ninguna posibilidad de entrar en play off y empiezan a pensar en la siguiente campaña.

No creo que la trascendental baja de Michael Vick justifique su desastrosa temporada. La contratación este verano de Byron Leftwich como agente libre, debería haber aportado un repuesto de garantías en el puesto de quarterback. Además, Leftwich es un jugador de ciertas similitudes con Vick, ya que además de ser un buen pasador, comparten el hecho de ser dos de los quarterbacks que mejor corren, dando gran versatilidad al ataque de esta forma.



Pero lo cierto es que para que el ex de los Jacksonville Jaguars pueda levantar a los Falcons, necesita el crédito del entrador, algo con lo que no ha contado con Bobby Petrino en la banda. Quizás la marcha de este suponga un revulsivo para la franquicia de Georgia, y la persona que llegue para ocupar el puesto de head coach confíe un poco más en Leftwich, a mi juicio un quarterback de garantía, y con ello los Halcones levanten el vuelo.